Noticias

NGS en Twitter NGS en Facebook NGS en YouTube
Qué multibanda se ajusta mejor a cada tipo de cultivo

Qué multibanda se ajusta mejor a cada tipo de cultivo

30-07-2020

La multibanda es la pieza maestra del sistema NGS, diseñada para albergar el sistema radicular de las plantas y conseguir su óptimo desarrollo.

Está compuesta por una serie de capas intercomunicadas, que crean un circuito a diferentes niveles, cuya principal misión es favorecer la oxigenación de la solución nutritiva y de las plantas.

El sistema NGS se basa en instalaciones productivas altamente eficientes y una de sus principales características es su capacidad para inducir al desarrollo de sistemas radiculares fuertes, que potencien la productividad y garantice unas plantas resistentes a las enfermedades.

New Growing System se adapta a cualquier terreno y cualquier producto hortofrutícola. Por eso, fabrica tres tipos de multibanda diferentes para adaptarse a cada tipo de cultivo.

  1. MULTIBANDA 3CP

    Es la más indicada para cultivos de hoja, por ejemplo, lechuga, espinaca, acelga, apio o coles. Está compuesta por tres bandas de polietileno, de manera que se conforman un nivel superior y dos niveles interiores. La banda superior dispone de una línea de troqueles, espaciados cada 10 centímetros, para albergar los cepellones de las plantas.

    Los dos niveles interiores están intercomunicados entre sí, creando el espacio necesario para poder alojar el sistema radicular de las plantas cuando adquieran su tamaño adulto.

    La intercomunicación que se crea entre las dos bandas interiores sirve también para la oxigenación de la solución nutritiva y de la raíz, una parte fundamental para el crecimiento de los cultivos. Ésta se realiza por medio de los pequeños saltos o cascadas que se producen gracias a los troqueles que las bandas interiores llevan consigo.

    Las líneas de cultivo se pueden colocar, unas junto a otras, en grupos de 4, 5 o 6 líneas, ya que son plantas de pequeño tamaño. De esta manera se forma una especie de mesa con un ancho estándar, de 1,20 metros, sea cual sea el número de líneas. Entre las mesas se necesita dejar un espacio de unos 60 centímetros para el acceso de los operarios y la maquinaria auxiliar.

    NGS tiene establecidas dos formas de colocar las mesas de cultivo, mediante un sistema de soportes fijos o con un sistema de soportes móviles.

    Sistema de soportes fijos

    El sistema de soportes fijos se basa en la creación de líneas mediante unos soportes en forma de M que se apoyan en el terreno cada 2,5 metros, formando unas bases sobre las que se colocarán las líneas de multibanda.

    Soporte móvil

    El soporte móvil está basado en el soporte fijo para suelo, pero con unas ruedas que dota de movilidad a las mesas. En este caso no se necesita pasillo entre ellas, sino que se deja un único pasillo al final de cada túnel.

  2. MULTIBANDA 4CP

    Perfecta para cultivos de gran porte, como el tomate, pimiento, calabacín, berenjena o pepino. Está compuesta por cuatro bandas de polietileno que forman un nivel superior y tres interiores. La banda superior dispone de una línea de troqueles, espaciado cada 40 cm, para albergar los cepellones de las plantas y los tres niveles interiores están intercomunicados entre sí para poder alojar el sistema radicular de las plantas cuando estas adquieran su tamaño adulto.

    Como las plantas son de gran porte, debe haber una mayor separación entre las líneas de cultivo, de 1,60 metros, pero el sistema de soporte es similar al de la multibanda 3CP.

  3. MULTIBANDA DUO

    Está especialmente diseñada para el cultivo de fresa, por sus características en cuanto a tamaño, duración de la planta y recolección. En este caso, la multibanda está formada por tres bandas de polietileno que forman un nivel superior y dos interiores. El nivel superior tiene dos líneas de troqueles, espaciados cada 20 cm, para albergar los cepellones de las plantas. Los troqueles no están alineados, con el objetivo de conseguir mayores densidades de plantación.

    En cuanto a los dos niveles interiores, están intercomunicados entre sí para poder mantener el sistema radicular de las plantas una vez que estas adquieran su tamaño adulto. Al mismo tiempo, realizan la principal misión para el perfecto crecimiento del cultivo, la oxigenación de la solución nutritiva y de la raíz, mediante los pequeños saltos que se producen gracias a los troqueles que estas bandas interiores llevan consigo.

    La disposición de las líneas de cultivo también es fundamental para conseguir un máximo aprovechamiento de la superficie de cultivo y, por tanto, mayores densidades de plantación.

    El sistema NGS permite disminuir el espacio entre líneas de cultivo de dos maneras: mediante un sistema de soportes fijos o con un sistema de soportes oscilantes.

    Soporte fijo

    Las líneas de cultivo se apoyan sobre unos soportes fijados al suelo, con una altura aproximada de 1,10 m. Se sitúan en línea cada 2,5 m, dejando una separación entre líneas que puede variar desde 60 cm hasta 1 m.

    Soporte oscilante

    Las líneas se suspenden de unos ejes mediante cables, de manera que estas quedan a una altura sobre el nivel del suelo que permite el paso de personal por toda la superficie de cultivo, sin necesidad de dejar pasillos. Estos ejes están provistos de un movimiento de giro que produce una elevación o descenso de las líneas de forma alterna.

    Con este movimiento se consigue aprovechar toda la superficie de cultivo, pues a la hora de tener que dar labor a las líneas, primero se hace con las que se encuentran más bajas mediante los pasillos que han dejado las líneas más elevadas y posteriormente se invierte la posición de las líneas. Una vez acabadas todas las labores se sitúan todas las líneas a un mismo nivel para evitar sombreos a las plantas.

    Este sistema permite una densidad de plantación de hasta 200.000 plantas por hectárea.