MaxPro

MaxPro es un nuevo concepto en la forma de cultivar

Todos los factores básicos que la moderna agricultura demanda, calidad, densidad, control, ahorro y producción se encuentran perfectamente reflejados en MaxPro.

Un nuevo concepto en cultivos de alto rendimiento

Uno de sus componentes, es un robusto modelo de invernadero, especialmente diseñado para conseguir el mayor aprovechamiento de la superficie y con capacidad suficiente para albergar cualquier tipo de automatización para los cultivos.

 Este modelo de invernaderos se caracteriza por tener túneles de 12 m, refuerzos en forma de cerchas en los pórticos, doble capilla en cada túnel, ventilación perimetral y un sistema de ventilación cenital, que permite una apertura de cubierta de hasta el 95%.

Todos estos atributos, hacen de este invernadero uno de los modelos más completos e idóneos para la creación de microclimas que optimicen el buen desarrollo de los cultivos.

El otro componente del sistema consiste en la adaptación a esta estructura de modernos y automatizados sistemas de cultivo de alto rendimiento, que permitan grandes densidades de plantación.

NGS ha desarrollado sistemas de alto rendimiento, expresamente indicados para este tipo de invernadero. La fusión de estos nuevos sistemas con el nuevo modelo de invernadero ha dado como resultado unos productos altamente rentables para un modelo de negocio de futuro.

Baby Leaf Maxpro y Leaf Maxpro: un nuevo concepto de producción

Es un sistema automatizado capaz de albergar 27.200 bandejas por hectárea para un cultivo de 12 ciclos al año con un rendimiento de 163 toneladas anuales de producto de “brotes tiernos”.

Este cultivo, de máxima fiabilidad en la programación y rendimiento, permite obtener producciones de gran calidad con total limpieza y uniformidad.

(Datos estimados para clima mediterráneo)

Basado en el sistema hidropónico recirculante NGS, el Leaf MaxPro permite rotar de forma continua hasta 10 ciclos* al año con más de 300.000 plantas/Ha y ciclo.

Un cultivo automatizado que optimiza los parámetros de consumo de agua y fertilizantes, reduciendo los costes de mano de obra para obtener la máxima rentabilidad de la producción.

Este sistema productivo es capaz de producir 3 millones de plantas por hectárea al año de la máxima calidad con un aprovechamiento comercial hasta del 95%.

(* Según variedades y climatología. Datos estimados para clima mediterráneo)